Buscar
  • shakutaller

Afilado/ Gubias

Actualizado: ene 25


El afilado es el responsable tanto del resultado del torneado como de la eficiencia del proceso. Acá en el taller durante las clases siempre recomiendo utilizar un dispositivo de afilar mas un esmeril de banco, pero debido a que esta opción significa un gran gasto de dinero también el afilado se puede realizar tradicionalmente: a mano, solo con un esmeril de banco y piedras al agua o aceite.

importante: siempre tener la precaución de no recalentar el acero y destemplarlo al utilizar el esmeril de banco. Mantén siempre un recipiente con agua para enfriar constantemente el acero.

La opción más recomendada ya sea por rapidez, comodidad y buenos resultados es utilizar un sistema de afilado. Recomiendo antes de utilizar el sistema practicar y entender los parámetros del afilado manual. Usando el sistema sin conocer estos datos no nos garantiza un buen afilado.

El sistema de afilado por ser de un valor relativamente alto se puede reemplazar por una opción casera (en la web existen varios ejemplos) en madera o acero. Este sistema de afilado sencillamente consiste en poder asegurar la gubia y mediante un dispositivo rotarla sobre un eje mientras es devastado su bisel a cierto ángulo. La posibilidad de replicar continuamente estos parámetros lo hace muy eficiente. De estos sistemas los más usados y reconocidos son “oneway wolverine grinding jig” y “tormek woodturners kit”.

La forma tradicional de afilado manual requiere de mas experiencia debido a que el gasto de material es mayor y se realiza apoyándonos en el soporte del esmeril (es ideal que el soporte se pueda graduar).

El esmeril es fundamental para crear o corregir el bisel además para afilar. En tornería el asentado no es necesario a no ser que el tipo de herramienta lo requiera, para ese caso yo utilizo piedras al aceite.


Afilado manual sin esmeril/ con torno

Esta manera es muy práctica y existen muchos ejemplos también. Si bien es necesario y cómodo contar con un esmeril, el torno nos puede dar la opción de poder afilar nuestras herramientas de forma manual. Todos los tornos por ley deben contar con un plato de tornillos y lo podemos utilizar para crear un tambor de lija. Con mucha precaución, no aplicando mucha fuerza al tambor, tomar de forma segura la herramienta y usando velocidades bajas para evitar un enganche y romper algo (También se puede prescindir del plato de tornillos y usar un cilindrado de madera entre puntas).

Para el tambor necesitas tambien cinta adhesiva doble faz y lija 80/100 ó 120/150. Los pasos son sencillos: montar un bloque de madera al plato, cilindrar, medir, colocar la cinta adhesiva y la lija. Si cuentas con un plato de garras también es válido. Esta manera yo la utilizo en ocasiones para gubias de tallar y gubias de tornería con perfil convencional pero también puedes afilar biseles laterales extendidos (perfil irlandés).


Perfil convencional

Se apoya el bisel con la gubia en posición vertical sin presionar demasiado el tambor de lija, girando gradualmente hacia un lado y al mismo tiempo inclinando la gubia sin despegar el bisel. Se vuelve al centro hasta llegar al otro extremo con el mismo movimiento. (Velocidad lenta)


Perfil tipo irlandés

Se apoya el bisel con la gubia en posición vertical girando gradualmente sin presionar demasiado el tambor de lija y al mismo tiempo subiendo la gubia, sin despegar el perfil hasta alcanzar todo el lateral del bisel. Se repite el método de igual forma hacia el otro lado. (Velocidad lenta)

Resultados: Quizás sea un consejo muy básico pero es muy efectivo para las personas que creen haber afilado perfecto y aún obtienen malos cortes.

Para empezar las herramientas para tornear y toda herramienta de corte cuentan con un bisel y el filo. El ángulo encargado del bisel nos indicará que tipo de dureza cortará o qué tipo de trabajo realizará la herramienta. Son muchos los ángulos del bisel utilizados destacando obviamente los 45 grados como el estándar. (Otros grados: 35 grados en gubias de desbaste y 50 y 60 grados en gubias para cuencos).

Como ejemplo usaremos una gubia de desbaste, emplearemos para ello un esmeril de banco y un soporte (base) gradual.

Cuando se ve el brillo en el borde del filo en la herramienta es porque no está afilado o ya lo a perdido, para esto basta utilizar un luz directa hacia el filo y comprobarlo, acá va la explicación gráfica:

En este caso borré el filo de la gubia con el esmeril (imagen 1) y podemos ver el brillo que generó el desbaste (imagen 2).

Luego ajustamos el ángulo del bisel a la piedra rueda usando el soporte del esmeril (3). Pintamos con un plumón la zona del bisel(4).

Apoyamos nuevamente en la base y giramos con la mano la piedra contraria para que el desgaste nos marque si está correcta la posición del apoyo y el ángulo (5), (en caso de no estar parejo el desgaste en la zona pintada corregir el ángulo del soporte del esmeril). Luego comenzamos el afilado encendiendo el esmeril y colocando la gubia centrada, posando el bisel sin ejercer una presión excesiva y arrastrando el bisel suavemente de lado a lado(6).

Chequeamos seguido que no se vea luz o brillo en el borde del filo (7), una vez que desaparece el brillo ya esta afilado (8).

Para mantener el filo de las gubias se pueden utilizar piedras, si bien no es necesario aún se utiliza esta practica en gubias con acero de alto carbono (yo lo uso en formones, bedanes y ciertas gubias). Para esto yo en particular utilizo una piedra natural de Arkansas fina con el mismo método empleado para gubias de tallar.

Alejandro Pérez

Tornero

353 vistas

ShakuTaller / TORNERIA y TALLER