top of page
  • Foto del escritorshakutaller

Cabos de Herramientas

Actualizado: 3 ene


Uno de los primeros ejercicios de un tornero debería ser fabricar sus propios cabos para las herramientas. En el aire flota esa energía residual, que nos insta, no solo a elaborar gran parte de nuestras herramientas, sino también a poner mangos en todo lo que necesite o pueda ser encabado.



Los cabos para herramientas pueden ser elaborados o simples. Personalmente, prefiero los últimos, ya que se centran en un enfoque más práctico, priorizando la comodidad y la funcionalidad. Aunque aprecio los cabos elaborados con acabados de alto lustre y formas clásicas, a veces pueden resultar menos ergonómicos para nuestras manos.

Hay dos métodos principales que usamos para realizar el perforado, íntegramente en el torno, aunque existen excepciones comprensibles para evitar hacer todo con nuestro versátil torno para madera. Una de esas excepciones aceptables es al fabricar un mango corto (por ejemplo, de 20 cm o menos), donde puedes utilizar un taladro de pedestal para el perforado, o en su defecto, hacerlo a mano alzada. Personalmente, no tolero las inserciones del acero desviadas y fabrico incluso los mangos pequeños totalmente en el torno.


Primer Método


Con nuestra viga que se convertirá en nuestro cabo (1-1/4" x 1-1/4" x 12”), marcamos los puntos centrales en ambas testas y creamos las guías de perforación.



Una vez marcada la madera, retiramos la punta de arrastre del torno y colocamos en su lugar un mandril con cono morse, utilizando en este caso una broca de coincida con el diámetro de la espiga de la herramienta. Volvemos a montar la viga, utilizando la broca como punto de eje, y el apoya herramientas como tope para una de las caras de la viga, evitando que gire y sujetamos la madera con la mano (solo por precaución).



El procedimiento se realiza a baja velocidad (200 rpm en lo posible) extendiendo el eje de la contra punta, girando la manivela para empujar lentamente la madera hacia la broca y perforar.




Segundo Método


Montamos la viga de manera convencional y la cilindramos por completo. A diferencia del método anterior, retiramos la contra punta y la reemplazamos con un mandril de cono morse, utilizando la punta de la broca como punto de eje, asegurándonos de que la broca coincida con el diámetro de la herramienta que insertaremos.

Ajustamos la velocidad a un máximo de 200 rpm y comenzamos a extender el eje de la contrapunta, perforando con la broca. El punto de arrastre generará la fuerza necesaria para que la viga gire, gracias a las cuchillas incrustadas en la madera.


En ambos casos, la perforación obtenida servirá como guía en la contrapunta giratoria para dar forma al mango.




Forma y torneado del cabo


Ambas formas de montar y tornear el cabo ya perforado se encuentran aquí: el método sin cilindrar y el otro con cilindrado. Al devolver al torno sus partes tradicionales, la punta del contrapunto giratorio encajará en el nuevo agujero y empujará el madero contra el otro extremo, con las cuchillas ya marcadas en la punta de arrastre.



En esta etapa, trasladamos la medida interna del tubo o virola que utilizaremos al extremo donde se enclavará el acero. Por ejemplo, utilizaré un trozo de tubo de cobre de 1/2” de diámetro y 3/4” de longitud. Marco la extensión y ajusto y desbasto con un partidor, ayudándome de un compás con la medida configurada. La decisión de pegar esta virola o no depende de cada individuo, ya que es simplemente un mango, y la elección se incorpora al proceso según la situación.



Con la virola colocada a presión, volvemos a montar el torno para dar la forma deseada a nuestro cabo. Lijaremos la virola como parte integral de nuestro mango, alcanzando, en el caso del metal, un lijado hasta el número 1000 si así lo preferimos.




Generalmente, empleo cera de abejas mezclada con aceite mineral (vaselina líquida). La fórmula típica es 3 partes de aceite mineral por cada parte de cera de abejas (proporción 3:1). Sin embargo, personalmente, prefiero añadir a esta mezcla también media parte de alcohol y media parte de aceite de linaza.



Una forma de encabar nuestro acero correctamente es golpear la base del mango para que naturalmente la herramienta vaya introduciéndose a presión.



Alejandro Perez

Tornero en shakutaller

bottom of page