top of page
  • Foto del escritorshakutaller

Formas huecas

Actualizado: 15 oct 2023


Desde la realidad de un taller de tornería


Entre las técnicas de tornería en madera, esta es la que más me entusiasmó desde temprano. No es fácil obtener piezas correctas o estandarizadas como lo hacen los expertos o maestros de este género, pero prefiero, ya que este blog está dirigido a principiantes o entusiastas, compartir mi propia perspectiva y modesta experiencia en lugar de seguir los manuales especializados, que a menudo funcionan más como un colador y desalientan a futuros aficionados


Antes de comenzar, es importante aclarar que una forma hueca no se logra simplemente perforando un florero torneado con una broca. En cambio, el proceso de crear una forma hueca implica vaciar el interior de la pieza, dejando paredes de grosor regular que coincidan con su forma exterior.


Empecemos. Para estas formas huecas, no es necesario trabajar la madera en estado verde, pero es prácticamente obligatorio en piezas grandes, ya que es poco común encontrar materia prima de gran tamaño que esté completamente seca. Trabajar con madera en estado verde facilita el proceso de vaciado, permitiendo que las paredes de la pieza se sequen en menos tiempo y con menos deformaciones.



Las herramientas más utilizadas para el ahuecado, como las tipo Ellsworth, los raspadores con insertos o tipo cuello de cisne, no son tan difíciles de hacer, y con un poco de ingenio, incluso podemos encontrar buenos materiales a mano para construirlas, como veremos más adelante en este post.

Herramientas de ahuecado TrentBosch

En el ahuecado se suelen utilizar dos tipos de herramientas: una herramienta de vaciado recta y una herramienta de vaciado curva. Opcionalmente, se puede utilizar una herramienta extrema curva para trabajar en áreas más cercanas a la boca de la pieza. Existen diversas herramientas de ahuecado, destacando principalmente las de tipo raspador y las de barras con inserto HSS (inserto de punta o inserto atornillado redondo). Además, estas herramientas suelen tener mangos largos para facilitar su manipulación. La sujeción se realiza con una mano sobre la barra y la otra en el mango. Dado que la fuerza del giro puede empujar la herramienta hacia abajo, se requiere estabilidad durante el ahuecado y movimientos no demasiado agresivos. Los mangos largos son preferibles para un control eficaz de la herramienta y, en ocasiones, para apoyarse con el brazo.


De izq a derecha, vaciadores tipo raspador y vaciadores de punta hss


Proceso


Después de cilindrar la madera y determinar la forma externa deseada, asegurándonos de que la pieza esté bien sujeta, ya sea con un plato de tornillos o de garras, el siguiente paso consiste en perforar el centro con la profundidad requerida utilizando una broca de diámetro específico que permita al menos la introducción de nuestras herramientas de ahuecado. Para ello, podemos utilizar un mandril instalado en la contrapunta y realizar este agujero de manera centrada y a baja velocidad (300 RPM), extrayendo continuamente el aserrín acumulado. Este enfoque es el más recomendable y seguro para la primera etapa de este proceso.


Alternativamente, podemos crear este agujero inicial directamente con una gubia de detalle o la herramienta recta de ahuecado. Usando la gubia o la herramienta recta, vaciaremos aún más el interior desde la boca, los laterales y el fondo de nuestra forma, retirando las virutas acumuladas en el proceso. Es importante tener en cuenta que el alcance de este vaciado estará limitado por el tamaño del orificio y la abertura elegida.


Las herramientas de ahuecado dobladas se utilizarán para vaciar las paredes laterales, conectando con el desbaste inicial de la herramienta recta. La herramienta "doblada extrema" se emplea para desbastar las zonas más alejadas, cercanas a la boca y los bordes de nuestra forma hueca.



Para medir el avance de este vaciado, podemos utilizar un compás de espesor o, en su lugar, un simple alambre de percha formado de manera que nos permita seguir el grosor de las paredes de nuestro desbaste interno.



“Una ayudadita por favor”


En el proceso de vaciado, nunca está de más contar con accesorios que pueden facilitar el trabajo. Desde opciones simples y de fabricación casera hasta herramientas profesionales más avanzadas. ¿Son esenciales estas ayudas? No necesariamente, pero pueden hacer que el trabajo sea más sencillo si así lo deseamos. Estabilizadores caseros y comerciales, sistemas de vaciado básicos y sistemas con láser y cámaras son algunas de las opciones que el mundo de la tornería puede ofrecer.

En mi caso, quiero compartir mi estabilizador (ver imagen superior). Está fabricado con perfil de acero cuadrado para no añadir peso innecesario al sistema. Cuenta con una barra sólida de acero inoxidable que tiene un inserto atornillado de acero rápido HSS. La herramienta se coloca en el soporte del torno, y este soporte se apoya y asegura en una segunda estructura en forma de "T" que siempre se fija a la cama del torno. Esta estructura en forma de "T" permite que la herramienta y el soporte se desplacen hacia adelante y hacia la izquierda. Con este sistema, podemos mover la herramienta y lograr una estabilidad aceptable sin riesgo de enganches durante el proceso de vaciado.

Herramientas individuales fabricadas en el taller



Regularmente, utilizo herramientas tipo Ellsworth que fabrico con dos barras de acero, dos partes del vástago de una broca de paleta que sirven como puntas, cianocrilato para unir ambos aceros y un mango de madera, necesario para manejar la herramienta. Las barras tienen un diámetro de 1/2" y una longitud de 15", mientras que los mangos miden 20". En los insertos, dispongo de dos tipos de rectificado, ambos funcionan de manera eficiente.


Para crear la herramienta recta, aseguramos una barra en una prensa para inmovilizarla y perforamos el centro de una de sus caras con una broca para aceros, primero con un orificio más pequeño y luego repasamos con la broca correspondiente al diámetro del vástago de la broca paleta. Preparamos la punta dándole forma al filo del inserto y la adherimos a la barra con cianocrilato (en caso de necesitar retirar la punta, simplemente calentamos con un soplete o mechero, y se desprenderá).



Para la segunda herramienta cortamos en algún ángulo un extremo de la otra barra (por ejemplo 40 grados), perforamos un agujero y seguimos los mismos pasos anteriores. La barra de acero está encabada al mango unas 3” de profundidad.


Realidad frente a idealidad


En algunas ocasiones, me han consultado sobre la veracidad de los hechos y la experiencia en la venta de estas piezas. Desde la perspectiva de un taller de tornería que comercializa lo que produce, he vendido más de lo que creí merecer, debido a aspectos bastante peculiares en el comercio de estas formas huecas. En primer lugar, es fundamental comprender la limitada información que los compradores tienen sobre estas técnicas, y esto es bastante común; se trata de clientes que simplemente desean adquirir un producto artesanal.



Los detalles técnicos del proceso que ofrecemos, aunque pueden ser interesantes en un nivel anecdótico, son en realidad un aspecto personal que no reviste gran relevancia a la hora de vender un objeto decorativo. ¿Qué quiero decir con esto? Que si estas piezas tienen o no paredes exactamente calibradas al estándar comercial no es tan importante como que estén bien ahuecadas y tengan un peso adecuado y atractivo. Por lo tanto, considero que es un esfuerzo innecesario exagerar en la meticulosidad de la calibración si el objetivo es vender y no perder demasiadas horas de trabajo. Las personas interesadas en productos artesanales en esta parte del mundo simplemente desean comprar un adorno a un precio acorde a sus expectativas.


¿He trabajado con paredes delgadas en formas huecas? Por supuesto, y ha sido una experiencia agradable, aunque las piezas más grandes han tardado más tiempo en venderse. Si consideras esto como un pasatiempo o un desafío, independientemente de tus objetivos en el taller, está todo bien.

La invitación es a experimentar, mejorar y, sobre todo, aprender a observar. No es una técnica inmediata ni esencial, pero te aseguro que será más divertido si la abordas inicialmente como una práctica y avanzas en este oficio.


*Fotos, objetos y gráficos por: shakutaller

Alejandro Pérez

Tornero


コメント


bottom of page