top of page
  • Foto del escritorshakutaller

Los primeros pasos (el torno y cosas que debes saber)

Actualizado: 6 ene



En primer lugar, la tornería va más allá de estar exclusivamente relacionada con la carpintería; si bien esta última es su área más popular y se complementan, no limita sus posibilidades a la creación de "patitas" de mesa o "balaustres".

Cilindros, esferas, cilindrados irregulares, utensilios cilíndricos (bowls), vasos, cucharas, entre otros, muestran la versatilidad de esta máquina. Sus aplicaciones son amplias y abarcan diversas áreas como arte, arquitectura, diseño, artesanía y mueblería.


El torno y sus partes

Cama o mesa (1) donde se posa el carro de soporte del apoya herramientas (banjo) (2) y el carro del contrapunto (3).

El cabezal (4): donde se aloja el eje de la punta de arrastre (5) y la primera polea escalonada (6)

El motor (7) y en su eje la segunda polea escalonada (8)


Accesorios del torno

punta de arrastre (10) para el eje del cabezal, y contrapunto giratorio (11) para el eje del carro del contrapunto.

Apoya herramientas (12) para el carro de soporte (banjo)

Plato de tornillos (13) para el eje del torno.

Correa para las poleas





En este caso, si la máquina no cuenta con un mecanismo electrónico de velocidad variable, la rapidez se ajusta mediante el intercambio de poleas mediante una correa, utilizando el mismo sistema que se emplea en un taladro de pedestal, o los cambios de una bicicleta, como el caso que observamos ahora.

Es esencial leer cuidadosamente el manual del fabricante para comprender el armado y funcionamiento de cada máquina de principio a fin (¡y cómo se ha perdido esa práctica!).



Tamaño de la máquina


Para mueblería o piezas de grandes dimensiones, se requiere un torno de buen peso y gran tamaño. En cambio, para decoración o artesanía, un torno mediano o pequeño cubrirá las necesidades de diversas técnicas.

Para empezar a practicar, no se necesita una máquina costosa. Un torno de hobbistas actualmente ronda los $150.000 pesos en Chile (200 USD). Por lo general, los tornos disponibles en el mercado chileno son de baja calidad y no están diseñados para adaptar fácilmente accesorios y mecanismos de tornería.

Todos los tornos deben incluir de fábrica un plato de tornillos (13) (un accesorio para sujetar piezas sin necesidad de utilizar contrapunto) y tener la capacidad de realizar vaciados, como copas y bowls, por ejemplo.

Las herramientas básicas para llevar a cabo la mayor parte de los trabajos son: desde la izquierda, gubia de desbaste, gubia tradicional de detalle y partidor. Como alternativa, el formón oblicuo (los formones o sesgos hoy en día son más utilizados en el área de carpintería).



Los tornos de hobbistas suelen ser poco estables, lo que dificulta el torneado de piezas desbalanceadas o muy grandes. Para abordar esto, es necesario prestar atención a las velocidades, donde se recomienda disminuir la velocidad a medida que aumenta el diámetro de la pieza. Por ejemplo, un trozo de 2” de diámetro y 30 cm de largo debería trabajar sin vibraciones a 2000/3000 rpm inicialmente, mientras que una pieza de 3” de diámetro y 30 cm de largo girará sin problemas de vibración a velocidades cercanas a 1000/1500 rpm. Una vez cilindrada, se podrían utilizar velocidades aún más rápidas. En cambio, para piezas de mayor magnitud, como cuencos, o muy irregulares, como madera sin aserrar o madera en bruto, se debe empezar siempre a una velocidad baja, como 600 rpm o menos, dependiendo del largo, volumen y desbalance que pueda tener la pieza a trabajar (la vibración del torno indicará si la velocidad es incorrecta).


Cosas a considerar

El uso de antiparras es el ítem mínimo de protección para nuestros ojos, o mejor aún, una máscara anti-impactos (usar mascarilla si es necesario).

Un filo incorrecto o deficiente en las herramientas también puede causarnos problemas al tornear; muchas veces esto desanima a los futuros y potenciales torneros. Para superar esto, se necesita práctica y comprender ciertos principios básicos que nos permitirán obtener un filo apropiado. (Más adelante, escribiré sobre esto de la manera más simple posible).

No es recomendable apernar nuestro torno a un mesón, a menos que sea estrictamente necesario (la vibración de nuestro torno indica que estamos utilizando una velocidad excesiva y peligrosa, y al estar atornillado o sujeto a alguna superficie, esta referencia o aviso se pierde).


Items de la publicación:

Alejandro Perez

Tornero

Comments


bottom of page