top of page
  • Foto del escritorshakutaller

El torno a pedal/ conceptos para un principiante (2da parte)

Actualizado: 7 ene


Segunda parte

Por shaku.


En primer lugar, aconsejo a aquellos que se aventuren en la construcción de un torno de madera que se familiaricen con los tornos eléctricos y su funcionamiento, así como con las características que definen una máquina de calidad. Es esencial tener en cuenta el uso previsto y los resultados reales que se obtendrán, los cuales se pueden ver en la parte 1 de este proyecto.


Esta no es una guía paso a paso para construirlo; existen varias guías disponibles que detallan el proceso (simplemente búsquenlas o háganme preguntas). También es posible, al igual que yo lo hice, construirlo sin seguir medidas preconcebidas ni guías específicas.



En la construcción de la estructura del torno, empleé tablas de 3-1/2" x 1-1/2" para los horizontales, que son la superficie por donde se desplaza la estructura de la contrapunta y la estructura del apoya herramientas. Utilicé la misma madera para los pilares y las patas del torno, que cepillé y pegué para obtener las dimensiones adecuadas. Para la rueda, empleé maderas de 1" x 2-1/2" y 3/4" x 5-1/2", además de una plancha de 3/4" x 21" x 21".



La rueda originalmente fue un prototipo, pero al ver vídeos de ruedas supuestamente “correctamente fabricadas” y girando descentradas, opté por mantenerla como la versión definitiva. Las limitaciones de materiales determinaron las dimensiones de mi rueda, aunque lo ideal habría sido que fuera un poco más grande. Creé un aro central utilizando una plancha de 3/4" de grosor (que incluso podría estar hecha de MDF o terciado) y seleccioné un radio interior de 17" y un radio exterior de 21". Luego, lo aseguré a una cruz de 17" x 17", compuesta por dos piezas de 1" x 2-1/2", que se ensamblaron de forma conjunta y donde atravesaría el eje.



La rueda también se refuerza con ocho secciones, cuatro en cada cara del aro, que se crean utilizando tablones de 3/4" x 5-1/2" para añadir peso y solidez a la estructura. La unión de la cruz, el aro y las ocho secciones se realizó mediante clavos (teniendo en cuenta que esta era una versión de prueba). Además, estas secciones que cubren el aro también sirven para crear un canal que alojará la cuerda que impulsará la rueda.


Estos refuerzos son esenciales para la integridad de la rueda. Para fabricarlos y asegurarte de que encajen de la mejor manera posible (como se muestra en la siguiente foto), toma dos tablas de 3/4" x 5-1/2" y córtalas a una longitud de 16". Luego, únelas y marca en ellas los radios: uno interior de 8-1/2" y uno exterior de 11". Utilizando una escuadra, podrás definir la longitud de cada sección y luego cortarlas con una sierra caladora o una sierra de cinta. Necesitarás un total de 8 de estas secciones.



Las partes mecánicas del torno pueden variar en medidas; las siguientes son las que encontré o pude obtener:

- Eje principal de 5/8": Inicialmente no disponía de esta medida, por lo que improvisé utilizando una barra de 16 mm y desbastándola con una amoladora hasta alcanzar aproximadamente 5/8". Esta medida la escogí debido al inserto de la punta de arrastre que necesitaba un eje de 5/8" y a la disponibilidad de rodamientos en el taller.

- Inserto de punta de arrastre para 5/8" (comprado).

- 2 rodamientos simples para el eje del cabezal, aunque se recomienda el uso de chumaceras para evitar el desplazamiento del eje.

- 2 chumaceras para el eje de la rueda, con un diámetro acorde al tamaño del eje; en mi caso, fue de 19 mm.

- Un plato de tornillos diseñado para un eje de 19 mm, que se sujeta a la rueda.

- Un sistema excéntrico para el pedal (más detalles a continuación).

- Una barra de acero hilada con rosca de 5/8 para la contrapunta.

- Tuercas para 5/8".

- Una barra de 5/8" x 12" para ser doblada y utilizada como manivela de la contrapunta.

- 8 pernos, tuercas y arandelas para unir los dos horizontales a las vigas y otros elementos.



De todos estos elementos, quizás lo más complicado de obtener o fabricar sea la palanca de la barra de la contrapunta. Este componente implica doblar una barra de acero formando una "L" utilizando un soplete y golpes de martillo. Luego, se suelda esta barra doblada a una tuerca que se utilizará para fijarla a la otra barra hilada (también es posible soldar directamente ambas barras sin necesidad de la tuerca).



En el bloque de la contrapunta (como se muestra en la foto siguiente), se incrusta una tuerca de 5/8" en la madera y se cubre con una placa metálica. De esta manera, es posible ajustar y liberar la barra hilada para sujetar o soltar la pieza de madera que se va a tornear.



Otra alternativa es emplear un contrapunto giratorio para tornos. Esto implica realizar una perforación en el bloque de madera que atraviese de lado a lado, permitiendo que el cono Morse se ajuste a presión y se pueda retirar golpeando el extremo opuesto del orificio. El uso de un contrapunto giratorio para tornos garantizará un giro más rápido y sin resistencia.


Sistema para la rueda y el pedal

Este mecanismo permite que la rueda gire al accionar un sencillo pedal. La forma más práctica que elegí consiste en fijar una pieza de madera (A) al eje. Para crear la palanca, he asegurado una barra (B) en la misma pieza de madera, a una distancia de 1-1/2" a 2" del eje. Esta barra adicional sostiene una tablilla con un orificio holgado (D) que permite generar el giro al presionar y accionar el pedal para mover la rueda. Finalmente, se coloca un tope (C) en el extremo de la barra para evitar que la tablilla se desplace. Ambos elementos de madera (A y C) se fijan con pernos prisioneros.



En mi caso, la tablilla está conectada al pedal mediante un gancho. Es, literalmente, un "gancho para colgar ropa" ya que no encontré nada en el taller que pudiera reemplazarlo, pero cumple su función.



El pedal es una tabla de 3/4" x 5-1/2" cortada a la longitud específica y adecuada para el torno, de modo que se coloca sobre el sistema de giro sin interferir con la rueda. Esta tabla está encastrada en una pequeña viga de 1-1/2" x 1-1/2" a la que pegué tarugos en ambos extremos. Se utilizan dos bloques, uno fijo pegado a la pata y otro removible que se puede retirar en caso de que el pedal se rompa y necesite ser reemplazado. Ambos bloques cuentan con rodamientos para permitir que los tarugos giren con facilidad.



El ensamblaje del torno se llevó a cabo mediante uniones simples, como ensambles a media madera, espigas y conexiones de tablones para las patas y otras partes, todo asegurado con varios pernos y tuercas, lo que lo hace completamente desmontable. Si bien no alcanza un nivel carpintero de excelencia, considerando que mi enfoque en esta nueva área se centra principalmente en la "funcionalidad", estoy satisfecho con el resultado.



El soporte de herramientas puede ser tan sencillo como una pieza de madera que atraviesa horizontalmente el cabezal y el bloque de la contrapunta. En mi caso, utilicé los restos de madera que me sobraron para construirlo. Es ajustable en términos de distancia y cuenta con una pletina de acero atornillada para apoyar las herramientas. Además, tiene una viga con una espiga para fijarla y una cuña para asegurarla en su lugar.



El bloque de la contrapunta también se asegura con una cuña, siguiendo el estándar de los tornos de este tipo, ya sean de vara o de rueda.



Respecto a la cuerda que impulsa la rueda y la polea que se coloca en el eje principal, idealmente, se utilizaría cuero, pero solo tenía disponible una cuerda común, que, sin embargo, cumple su función. La polea está hecha de raulí y se fija al eje con un perno.



Entiendo que puede haber diferentes opiniones, tanto de aceptación como de rechazo, sobre los aspectos técnicos y todo lo que he descrito en este o en publicaciones anteriores (si tienes dudas o preguntas al respecto, puedo explicarlo de manera más detallada en mi curso de tornería o a través de mensajes privados).

Es bien sabido que para llegar a comprender completamente este tipo de máquinas se requieren muchos años de experiencia trabajando con ellas, y quizás nunca se llega a conocerlo todo por completo. Sin embargo, al reconocer y profundizar en los procesos, es posible al menos emitir una opinión fundamentada. Es cierto que existen maestros que trabajan de manera excepcional con estas máquinas, pero como mencioné anteriormente, en el contexto de los ritmos actuales, resulta difícil imaginar la creación de producciones significativas de piezas de principio a fin en poco tiempo con estos tornos (se requieren además muchos procesos adicionales). No obstante, estas máquinas encajan perfectamente como un pasatiempo que exige extrema paciencia, un ritmo de trabajo pausado y un enfoque sencillo. Además, también pueden ser hermosos objetos de exhibición, al igual que los bancos de carpintero que adornan algunas casas (hay muchos ejemplos).


En resumen,

Alejandro Pérez

Tornero en shakutaller

bottom of page